Universidad Maimónides

cerrar
Comunidad Maimónides
Único en América Latina

La Universidad Maimónides y el INTA inauguraron el Centro de Reproducción y Biotecnología Animal

Situado en el partido de Morón, este espacio trabajará en la producción de ovinos genéticamente modificados con fines de mejora ganadera. 

La Universidad Maimónides y el INTA inauguraron el Centro de Reproducción y Biotecnología Animal

El ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, junto con el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Amadeo Nicora, y la vicepresidente del Consejo Superior Universitario de la Universidad Maimónides, Adriana Goberman, encabezaron hoy un notable avance para el desarrollo científico nacional al inaugurar la renovación de las instalaciones del nuevo Centro de Reproducción y Biotecnología Animal.  

Esta iniciativa comenzó como el desafío de dos grupos de reconocidos científicos pertenecientes al INTA y a la Universidad Maimónides quienes desarrollarán investigaciones para generar Organismos Animales Genéticamente Modificados (OAGM). Se realizó a través de un convenio firmado en 2016 con el objetivo de sumar la experiencia público y privada permitiéndole al país abrir un espectro mayor de intervención en Salud y Producción Animal. Además, se generarán nuevos conocimientos en tecnologías recombinantes para obtener animales con capacidades diferenciadas y genéticamente modificados, ya sea por transgénesis o edición génica.

De esta forma, la Universidad Maimónides realizó una importante inversión para renovar los boxes de alojamiento de animales y corrales; acondicionar un nuevo quirófano y salas de transferencia embrionaria, un mini tambo y espacio para acopio de material, una sala de necropsia con un horno pirolítico, un laboratorio de Fisiología Animal y oficinas para los investigadores, que funcionará en el campo experimental del Instituto de Patobiología del INTA

Gracias a ello, las áreas pudieron adaptarse a las más exigentes medidas de bioseguridad de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA), como también contar con la autorización de la Dirección de Biotecnología de Ministerio de Agroindustria para funcionar en la obtención de ejemplares por técnicas clonación y transgénesis.

Además, se presentó el nuevo edificio para el Centro de Investigación de Agroindustria (CIA) y se firmó el acta de inicio de obra para la construcción del edifico INCUINTA, que demandará una inversión de $75 millones y contará con dos líneas de producción: para organismos eucariotas y procariotas, que podrán ser utilizadas simultáneamente y un sistema de agua purificada calidad farmacéutica y un sistema de acondicionamiento de aire limpio en los sectores productivos.

Durante la inauguración también estuvieron presentes, Marcelo Bosch, vicepresidente del INTA; Héctor Espina, director Nacional del INTA; Elisa Carrillo, coordinadora del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CNIA); Jorge Carrillo, Centro de Investigación de Agroindustria -CIA- (edificio inaugurado); Andrés Wigdorovitz, coordinador de INCUINTA (firma acta inicio obra); Ariel Pereda, director del Instituto de Patobiología del INTA (inauguración del Centro de Reproducción y Biotecnología Animal); y Sergio Ferraris, director del Centro de Investigación y Desarrollo de Modelos Integrales (CIDME) de la Universidad Maimónides.

Palabras de los protagonistas

En el discurso de inauguración, Ricardo Buryaile, ministro de Agroindustria de la Nación. aseguró estar “muy contento” con los logros y el trabajo realizado: “Para nosotros esto es fuente de investigación, es desarrollo tecnológico que nos va a permitir potenciar el sector agroalimentario”

Por su parte, para el presidente del INTA, Amadeo Nicora, “la duplicación de forma logarítmica del conocimiento hace que las instituciones de ciencia y técnica tomen conciencia de la importancia de la articulación interinstitucional e interdisciplinaria”.

A su turno, Sergio Ferraris, director del CIDME de la Universidad Maimónides, agradeció a todos los involucrados en el proyecto y reconoció que “en este camino no lo hicimos solos, estuvimos con el INTA, un organismo con excelente prestigio y a su vez muy dinámica que nos permitió esta integración.

Además, reconoció que un segundo objetivo es “lograr la producción de diferentes ovinos y bovinos genéticamente modificados con fines de mejora ganadera y producción de biomoléculas de interés farmacéutico e investigación biomédica”.

Para Ferraris, este proyecto le permite al país “abrir un espectro mayor de intervención en Salud y Producción Animal, desde animales que confieran una resistencia a ciertas enfermedades hasta una mejora en la conversión alimenticia, incluso para animales que puedan producir principios activos en sus subproductos como la leche”.

(Artículo en desarrollo). 

Más información: cidme@maimonides.edu

Noticias relacionadas

Universidad Maimónides