Universidad Maimónides

cerrar
Comunidad Maimónides
Facultad de Ciencias de la Salud

Semana de la Hepatitis en el Hospital Cosme Argerich (Adhesión al Día Mundial de la Hepatitis)

En el Hospital Cosme Argerich, con el auspicio de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH,) se desarrollará la semana de la Hepatitis en adhesión al "Día Mundial de las Hepatitis".

Semana de la Hepatitis en el Hospital Cosme Argerich (Adhesión al Día Mundial de la Hepatitis)

En el Hospital Cosme Argerich, con el auspicio de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH) se desarrollará la semana de la Hepatitis en adhesión al "Día Mundial de las Hepatitis Virales" que tendrá lugar 28 del corriente. Este día , 28 de julio, ha sido establecido en 2010 por la Organización Mundial de la Salud al reconocer que las hepatitis virales constituyen un flagelo mundial que puede producir tanto o más muertes que la tuberculosis o el HIV. La iniciativa “tiene como objetivo la erradicación de la enfermedad” y pretende promover su prevención a través de la educación y la concientización.

Por dicho motivo el Departamento de Medicina y Hepatología en conjunción con el grupo de pacientes de autoayuda que funciona en el hospital, están organizando esta semana de hepatitis del 29 de julio al 2 de agosto donde se efectuaran análisis de sangre para la detección precoz de las hepatitis B y C y un estudio ecográfico. Al mismo tiempo se solicita que se complete una encuesta cuyo objetivo es evaluar los factores de riesgo y el conocimiento que sobre las hepatitis tiene la comunidad.uye hoy por hoy un grave problema prevenible, tratable y potencialmente erradicable o sea CURABLE. Esta dos epidemias silenciosas, como se han llamado por no presentar síntomas hasta muy avanzada la enfermedad, y con complicaciones graves como la cirrosis y el cáncer de Hígado pueden detectarse fácilmente con análisis de sangre y para la cual hoy hay tratamientos efectivos (curativos). Al mismo tiempo se propondrá la vacunación contra la hepatitis B y un estudio ecográfico de abdomen.

Las hepatitis son enfermedades caracterizadas por la inflamación del hígado producidas por muy diversas causas, de las cuales las más frecuentes son los virus, el alcohol y los medicamentos. Los “virus de hepatitis” son aquellos que se alojan específicamente en las células hepáticas y se los denomina usando las letras del abecedario (virus de hepatitis A, B, C, D y E). En Argentina los más importantes son los virus A, B y C.

A diferencia de la hepatitis A que solo produce hepatitis aguda, y que gracias a la vacunación masiva de los niños de 1 año ha casi desaparecido en nuestro país, los virus de hepatitis B y C producen con frecuencia hepatitis crónicas asintomáticas. Curiosamente, los síntomas adjudicados al hígado (cefalea, vómitos, mala digestión, alergia) poco o nada tienen que ver con este órgano. En la mayoría de los casos se llega al diagnóstico en forma casual al donar sangre o cuando se solicitan análisis por otro motivo o simplemente en los chequeos de salud o cuando los solicita el médico ante los llamados “factores de riesgo” como ser la drogadicción endovenosa, la promiscuidad sexual, etc. Cuando no son tratadas, la posibilidad de que una hepatitis crónica se cure es muy baja. Las hepatitis crónicas producen daño progresivo del hígado durante años o décadas. Las células que son destruidas por los virus son reemplazadas por tejido cicatrizal que llamamos fibrosis. El depósito de fibrosis va aumentando con los años hasta llegar a la cirrosis hepática en la cual el hígado se vuelve pequeño, duro e irregular y ya no puede cumplir con sus funciones. Los pacientes con cirrosis tienen además riesgo de desarrollar cáncer hepático que debe ser diagnosticado precozmente para poder ser curado. El trasplante hepático está indicado cuando el hígado ya no puede desempeñar sus funciones y ello afecta la expectativa de vida, con muy buenos resultados a largo plazo.

El tratamiento antiviral efectivo indicado a tiempo controla la multiplicación del virus de la hepatitis B o C en las células hepáticas, deteniendo la progresión de la enfermedad y aún más revirtiendo las lesiones. En las últimas dos décadas han habido notables avances en el tratamiento de las hepatitis B y C dado que cada vez disponemos de mejores tratamientos, con drogas más efectivas y con menos efectos adversos.

Por último, cabe recordar que la complejidad del hígado, un órgano que cumple más de 500 funciones vitales para el organismo, nos obliga a entender que las hepatitis virales constituyen enfermedades y no tan solo una infección, motivo por el cual su manejo debe permanecer restringido a profesionales con gran experiencia en el tema, prioritariamente hepatólogos.

La Hepatitis C se cura (Por Dr. Bernardo Frider)

Una noticia que está en nuestro conocimiento pero no demasiado en la gente y en algunos médicos, es que la hepatitis C se cura. La repuesta a la medicación estándar con dos drogas, cuando el enfermo responde con una respuesta sostenida (mas de 6 meses a 1 año sin que el virus sea detectado en sangre) se considera como que el enfermo está curado. Esto pasa en el 40% de los casos, en promedio con al medicación estándar. La asociación de nuevas drogas a la medicación estándar, accesibles en este momento en nuestro país, llevan las cifras de curación al doble a casi un 80%).

Con la ventaja que con la adición de estas drogas se obtienen respuestas en pacientes con recaídas a la medicación estándar y que no tenían otra chance de tratamiento. Este concepto de curación de la hepatitis C es relativamente nuevo y pudo ponerse de manifiesto con las técnicas de biología molecular detectando el virus no sólo en sangre sino también en el hígado. Hay en este momento una infinidad de drogas en estudio que probablemente serán accesibles en 4 o 6 años en nuestro medio, pero los estudios preliminares muestran resultados excelentes con las mismas. Por eso no solo se trata de curar la hepatitis sino de prevenir la aparición de cirrosis, cáncer de hígado y disminuir el número de trasplantes debidos a la infección con el virus de la hepatitis C.

Noticias relacionadas

Universidad Maimónides